miércoles, 27 de agosto de 2014

Los cuentos que no te contaron I

¿Quién no ha oído alguna vez el Érase una vez con el que siempre se iniciaban los cuentos?, ¿y esa forma de acabar con un y vivieron felices y comieron perdices? Frases que marcaban el inicio y el final en esas historias llenas de bestias salvajes, brujas, príncipes y princesas, y que siempre acababan de una forma feliz...o al menos eso es lo que nos contaban.

La realidad es muy diferente. Los cuentos que os contaron no tiene nada que ver con los autenticos, y fue gracias a personas como Disney que os metieron en la cabeza el comer perdices. Aquí yo mismo os voy a explicar el verdadero origen de los cuentos, los cuales no son muy recomendables para que se los contéis a vuestros hijos cuando se vayan a dormir. Si no quieres destruir tu infancia, no sigas leyendo. Comencemos por algunos cuentos que todo el mundo conoce.

Caperucita Roja
Una niña con una capucha roja va a visitar a su abuela porque está enferma. Por el camino se encuentra con un lobo, que la convence para que vaya por el camino largo. Caperucita hace caso, y el lobo va por el camino corto hasta la casa de la abuela. Este se la come, y se disfraza de ella. Caperucita aparece y, después de hacerle varias preguntas al lobo creyendo ser la abuela, el lobo va a comérsela. Por suerte, un cazador aparece, mata al lobo y salva a la niña y a la abuela.

Esta versión es de los escritores de cuentos más conocidos, los hermanos Grimm. Es prácticamente la única versión feliz del cuento, porque las demás, tienen tela.

El cuento tenía una moraleja que servía de advertencia 
a jóvenes y niñas.

El francés Perrault, famosos por cuentos como La Cenicienta o La Bella Durmiente, hizo anteriormente su versión del cuento. La historia es igual que la de los hermanos Grimm, con la diferencia de que el cuento acaba cuando el lobo devora a la niña. Se la come, el lobo queda satisfecho y ni la niña ni la abuela sobreviven.

Existen otras versiones, también francesas, en las que se incluye temas como el sexo, el asesinato y la pederastia. En esa versión, el lobo no es un animal, sino un licántropo. Todo continúa igual, pero el hombre-lobo no llega a comerse a la abuela. La mata y la descuartiza para luego, al llegar la niña, servírsela junto con la sangre de su abuela para comer y beber. La niña es una rehén del licántropo, y este la invita a desnudarse, quemar sus ropas en la chimenea y acostarse con él en la cama. El final tiene dos versiones: en una la niña acaba muriendo, mientas que en otra logra escapar por la ventana del baño, no sin antes romperse el tobillo.

La moraleja que querían enseñar con el cuento era que, sobre todo las jóvenes, no debían hacer caso de los desconocidos.

Blancanieves
La versión que más se conoce actualmente es la de la película Disney. Blancanieves es una joven muy hermosa, pero su madrastra, la reina, llena de envidia, desea matarla. Lo intenta con un cazador, al cual le pide el corazón de la joven. Pero el cazador cuando va a hacerlo, no puede y la deja huir. Blancanieves acaba viviendo en una casa con siete enanos. La madrastra se entera y decide matarla con una manzana envenenada. Blancanieves muere, pero un principe llega y la besa, lo que la despierta y revive. Al final todos viven felices en un castillo y la reina malvada muere.

Disney tuvo que adaptar el cuento para hacerla más infantil.

El cuento original es de los Hermanos Grimm, y tiene varias diferencias. En primer lugar, el cuento empieza con la verdadera madre de Blancanieves, que se pincha y desea tener una niña muy hermosa. El deseo es concedido, pero muere en el parto. Todo sigue igual, pero la madrastra no pide al cazador el corazón para tenerlo como trofeo. Lo que le pide son el hígado y los pulmones, con la intención de comérselos. La reina utiliza un total de tres métodos para matarla, no uno solamente: el primero con un lazo con la que la estrangula, el segundo con un peine (o una peineta) envenenado, y el tercero con la famosa manzana envenenada. 

Después de comer la manzana, sigue igual, pero no es un príncipe quien la despierta. En realidad, el príncipe solo quiere llevarse el cuerpo (vete a saber para qué). Cuando los enanitos le ayudan a llevarlo, tropiezan y el ataúd de cristal cae, y con ello Blancanieves expulsa el trozo de manzana que tenía en la garganta, despertándose. El príncipe se enamora de ella, ella de él y se casan.
La reina malvada es invitada al enlace, pero ella no sabe que la novia es Blancanieves. Cuando llega, Blancanieves la reconoce y le cuenta al príncipe toda la verdad. Los enanitos, junto con algunos herreros y por orden del príncipe, hacen unos zapatos de hierro y los calienta al rojo vivo, obligando a la reina a ponérselos y a bailar con ellos, hasta que por fin la reina cae muerta.
Los hermanos Grimm hicieron una versión más antigua del cuento, en la cual quien la mata es su propia madre y que ella solo es una niña de siete años. Más tarde decidieron cambiar la madre por la madrastra. Otras versiones cambian la conversación del espejo con el Sol o la Luna y cambian a los enanitos por ladrones y/o asesinos.

El cuento posiblemente esté basado en hechos reales. Blancanieves estaría inspirada en la historia de Maria Sophia Margaretha Catharina Von Erthal, una mujer de la nobleza alemana que poseía una madrastra con la cual no se llevaba bien. El Espejo Mágico fue un regalo de su padre a su madrastra y, al estar hecho de un mineral originario de Alicante, cuando uno hablaba cerca de él el sonido rebotaba y daba la impresión de que hablaba. 
    
Retrato de Maria Sphia (a la derecha), el famosos Espejo Mágico (a la izquieda) 
y el castillo de la mujer (centro).
Los tres elementos que posiblemente inspiraron a la historia.

Otra posible influencia fuese la condesa Margarethe von Waldeck, también alemana. Esta vivió durante el siglo XVI (un siglo en el cual en muchas películas se suele representar el cuento). Según varios historiadores fue amante del rey Felipe II de España (el príncipe), pero gente poderosa no veía bien este romance (la madrastra). Más tarde murió envenenada (la manzana) siendo bastante joven, posiblemente por la gente poderosa. Se sabe que le gustaba jugar con unos niños malnutridos que trabajaban en una mina propiedad de la familia (los enanitos).

Como veis no solo el cuento original es fuerte, sino que está basado en hechos reales.

El flautista de Hamelin
Cuenta la historia del pueblo llamado Hamelin que sufre una invasión de ratas. Un flautista les ofrece llevarse a las ratas por un precio. El pueblo acepta. El flautista, con la música de flauta se lleva a las ratas y las ahoga en un río. Después del trabajo el pueblo se niega a pagarle y él, como venganza, se lleva a los niños con el mismo método que usó con las ratas hasta que le pagasen. El pueblo le paga y el flautista les devuelve a los niños.

Lo que de verdad cambia en el cuento es el final, los cuales varían entre sí.

Pied piper.jpg
Algunos consideran que el cuento tiene connotaciones pederastas.

El cuento fue escrito por los Hermanos Grimm, y actualmente no se sabe con certeza cuál es el verdadero final, ya que ha variado mucho. Originalmente el cuento acababa con los niños desaparecidos, pero que solo tres se salvaban, los cuales eran un ciego que se perdió pero vuelve al pueblo para avisar a los adultos, un cojo que no les pudo alcanzar, y un sordo que no les oyó.

Otra versión cuenta que el flautista llevó a los niños a un río, donde se ahogaron. En otra que se los lleva al bosque o a una cueva y que, posiblemente, abusase de ellos, o los matase ahí mismo.

El cuento tenía una moraleja, la cuál decía que uno siempre debía pagar sus deudas, y que cuando se hace un trato, hay que cumplir tu parte. 

Hansel y Gretel
Unos niños son abandnados por sus padres, debido a que no podían mantenerlos. Hansel, y su hermana Gretel, encuentran una casa de dulces, donde dentro vive una bruja. La bruja los invita a pasar dentro, y una vez dentro, empieza a engordar a Hansel y a tratar a Gretel como una sirvienta, ya que pretende comérselos. La bruja prepara el fuego, pero, engañada por Gretel, cae dentro de él. Los niños roban muchas de sus joyas, que las usan para ayudar a su padre. La madre, que fue la que obligó a su marido a abandonarlos, muere. Los niños y su padre viven felices, sin tener que preocuparse más por el dinero.

Fue escrito por los hermanos Grimm, y se trata 
de una versión de un cuento francés.

La idea original no fue de los Grimm. Existe un cuento francés, el cual se llama Los niños perdidos y ocurre lo mismo que en la versión alemana. Pero no existe ni una bruja ni una casa de dulces. Los niños van a una casa donde se encuentra el diablo y su mujer. El diablo pretende matarlos en un potro de madera y comérselos. Sale a pasear y deja a su mujer a mando. La mujer obliga a los niños a poner la cabeza en el potro, pero se excusan diciendo que no saben. La mujer les muestra como hacerlo, y en ese momento los niños la degollan. Roban todas las joyas y huyen. El diablo, al regresar y ver la carnicería, sale a buscarlos, pero muere en el intento al intentar cruzar un río. Hay que tener en cuenta que estos cuentos tienen su origen medieval y/o se ambientan en esa época, y que el abandono de niños era algo muy común entre los campesinos más pobres, y el bosque siempre fue visto como algo oscuro y malo.

Continuaremos más adelante con otros cuentos igual de macabros. Hasta la siguiente entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario